Inicio 2portada Sin sexo no hay género.

Sin sexo no hay género.

1

 

            Que a estas alturas tengamos que estar definiendo conceptos que tendrían que estar más que sabidos, es una pesadez. Bueno, hay gente que nos señala como blancas, cis, burguesas, ilustradas, carcas, viejas y unas cuantas chorradas más que nos tiran a la cara para insultar con el reclamo de la progresía, la disidencia, la alternativez, la abyección y otros cuentos chinos como el virus, o rusos como la guerra o del mono como la viruela. Vienen ya con su adjetivo puesto para que no haya dudas. Sin definir nada, claro, sólo con palabros a ver si cuela.

Otra vez con el tema, pero nos está dando para aquilatar conceptos y definir lo indefinible porque no existe. Es como en la filosofía escolástica el sexo de los ángeles, los atributos de Dios, la virginidad de María o la Santísima Trinidad. ¡Qué cruz! Definir el sexo de los ángeles era imposible porque no tenían cuerpo, por tanto, eran no binarios y representados todos en masculino, es decir, con género o expresión de género. No conocemos ninguna ángela (tan es así, que el corrector me lo subraya en rojo) Todos los ángeles son representados con atributos muy de macho: espadas, lanzas para matar al dragón –que, por cierto, es una dragona – como aviones supersónicos surcando los cielos, como los chemtrails, autorizados en el BOE del 17 de abril del 2020 para desinfectarnos del SARS-CoV-2 según dice la orden, aunque no se supiera de qué iba. Antes no sé de qué nos querían desinfectar, porque llevan años, pero bueno. Cuatro trabajadores de la Agencia Estatal de Meteorología confesaron que aviones están esparciendo dióxido de plomo, yoduro de plata y diatomita. Sé que es verdad porque Newtral lo califica como bulo. No falla.

En unos pocos días se han celebrado reuniones de alto nivel como el Foro Económico Mundial en Davos, la OTAN en Madrid y hasta, dicen, el Club Bilderberg no sé dónde. No sólo están cambiando el clima, sino la geopolítica mundial. Y nosotras, las mujeres, mirando pasmadas o yendo de compras como las primeras damas y cuatro damos en Madrid. Esto es la repanocha, que diría un castizo. Pero ¿qué demonios está pasando? Por si faltaba algún término en la ecuación, el Gobierno (o el Parlamento) aprueba el proyecto de ley para la igualdad de las personas trans y la garantía de los derechos LGTBI. ¡Todo al mismo tiempo! Vaya atracón de acontecimientos preparando el futuro. Y eso también lo sé porque Klaus Schwab (el de Davos) ha dicho literalmente: ““El futuro no llega, sino que lo construimos nosotros con el esfuerzo coordinado de nuestra comunidad”. Olé, pasamos de los ángeles al Dios hacedor creando el mundo.

Las mujeres, las feministas, no formamos parte de ese “nosotros” ni de esa “comunidad”, sin duda. No sé ya ni de qué formamos parte o si somos una especie a extinguir, que no en extinción, porque hembras humanas “haberlas, haylas”. Y somos un montón. Creo que se va acercando el momento en que tendremos que tomar las riendas porque la deriva del mundo, de nuestro mundo, de nuestra Tierra va “cuesta abajo en la rodada”. A propósito, menos mal que el Gobierno de Buenos Aires, en un ataque de sensatez, ha decretado que en los colegios de la capital argentina ya no se podrán utilizar expresiones como “chiques”, “chicxs” ni “chic@s” dados los malos resultados que está dando la infancia y la adolescencia en las últimas evaluaciones de lectoescritura. Que los mayores sigan diciendo todas las estupideces que quieran bajo su responsabilidad.

Y hablando de estupideces, nuestra ínclita ministra Montero, Irene, no deja de sembrar sus ocurrencias en las débiles mentes de niñas, niños y niñes, sobre todo en las de sus mamás, papás y papés/mamés que también afectan a jueces que se les supone madurez mental, aunque no tanta como la de un niño de ocho años al que un togado de Ourense le ha concedido el cambio de sexo porque tienen la “suficiente madurez”. ¡Toma ya!  No sé si esto tiene que ver con lo que dice el divulgador José Antonio Ruíz de que “el hombre está en condiciones de alterar deliberadamente el rumbo de su especie”. Lo que me da miedo es que podamos pasar del Homo Sapiens al Homo Zombi, al cual nos estamos acercando. Y cuando la ministra –citada ad supra- dice que “No hay mayor libertad que la de ser tú mismo”, no sé si quiere responder a la pregunta de “¿Qué eres?” o de “¿Quién eres?” Más bien supongo que ni se lo ha planteado. No llega a tanto, creo.

¿Qué es ser tú mismo? Según Jung el “Self” es “llegar a ser tú mismo”, que sólo conseguimos al final del largo periplo de la vida, cuando el consciente supera y derrota a los monstruos del inconsciente. Y lo que sucede ahora es que hemos dado rienda suelta a todos los monstruos, los delirios y las quimeras para que antes casi de empezar a vivir se apoderen de nosotras y nosotros, débiles mentes en formación. Una cosa es acompañar, escuchar y proteger a las personas que pasan por una crisis de identidad y otra es la de ¡viva la Pepa! ¡Barra libre para todes! Y no te digo para la Big Pharma. ¿Más puertas giratorias? No lo sé, pero es todo tan raro y tan de repente. Y el Schwab amenazando con crear él solito el futuro con sus amiguitos del alma.

Chicas, hay que remangarse y empezar a creerse en serio que nosotras también podemos crear un mundo y no sólo hacerlo igualitario. Está claro que hay que ir más allá. En cuanto a lo demás, dejar hacer a la Naturaleza y a la Ciencia no interesada, porque sin sexo no hay género.

1 COMENTARIO

  1. Facebook me censura, debido a mis consideraciones ajustadas a reales situaciones. También me advierten por Mail, que instalaron un virus troyano en todos mis dispositivos creando un video, que arruinará mí reputación y mi vida para siempre.
    a) {Que a estas alturas tengamos que estar definiendo conceptos que tendrían que estar más que sabidos, es una pesadez. Bueno, hay gente que nos señala como blancas, cis, burguesas, ilustradas, carcas, viejas y unas cuantas chorradas más que nos tiran a la cara para insultar con el reclamo de la progresía, la disidencia, la alternativez, la abyección y otros cuentos chinos como el virus, o rusos como la guerra o del mono como la viruela. Vienen ya con su adjetivo puesto para que no haya dudas. Sin definir nada, claro, sólo con palabros a ver si cuela.}
    Pues, el genocida transexual ecuménico perverso patriarcado se traduce como una denegación de la verdad como causa, que deniega lo que funda lo femenino para considerarse en la sociedad como parte interesada; entonces hay pocas probabilidades de dar a lo que llaman historia de la civilización unos límites cualesquiera, es decir algún rigor en los cuentos chinos como el virus, o rusos como la guerra o del mono como la viruela en el proceso OMACRINADO y UCRANIA.
    b) Todos los ángeles son representados con atributos muy de macho: espadas, lanzas para matar al dragón –que, por cierto, es una dragona – como aviones supersónicos surcando los cielos, como los chemtrails, autorizados en el BOE del 17 de abril del 2020 para desinfectarnos del SARS-CoV-2 según dice la orden, aunque no se supiera de qué iba. Antes no sé de qué nos querían desinfectar, porque llevan años, pero bueno. Cuatro trabajadores de la Agencia Estatal de Meteorología confesaron que aviones están esparciendo dióxido de plomo, yoduro de plata y diatomita. Sé que es verdad porque Newtral lo califica como bulo. No falla.
    Pues, digamos que se pretende que la mujer le deje al transexual ecuménico genocida perverso patriarcado el “cargo” de la civilización, pero con ello lo femenino corta su propio acceso a la verdad. Así la mujer se ve arrastrada a remitir al genocida transexual ecuménico perverso patriarcado la causa de su deseo de no ser un mero objeto, lo cual es propiamente el “objeto” del sacrificio que le impone el genocida perverso varón con su “Nuevo Orden Mundial paranoico y psicótico patriarcal”, a partir de 2020, condicionaron mediáticamente a la población global en un suspenso indefinido «OMICRONADO» y «UCRANIA», donde la cuestión del pensamiento ya, ni siquiera puede plantearse, al igual que la libertad para las futuras generaciones.
    c) {Y hablando de estupideces, nuestra ínclita ministra Montero, Irene, no deja de sembrar sus ocurrencias en las débiles mentes de niñas, niños y niñes, sobre todo en las de sus mamás, papás y papés/mamés que también afectan a jueces que se les supone madurez mental, aunque no tanta como la de un niño de ocho años al que un togado de Ourense le ha concedido el cambio de sexo porque tienen la “suficiente madurez”. ¡Toma ya! No sé si esto tiene que ver con lo que dice el divulgador José Antonio Ruíz de que “el hombre está en condiciones de alterar deliberadamente el rumbo de su especie”. Lo que me da miedo es que podamos pasar del Homo Sapiens al Homo Zombi, al cual nos estamos acercando. Y cuando la ministra –citada ad supra- dice que “No hay mayor libertad que la de ser tú mismo”, no sé si quiere responder a la pregunta de “¿Qué eres?” o de “¿Quién eres?” Más bien supongo que ni se lo ha planteado. No llega a tanto, creo.}
    Pues, el juego seductor del transexual ecuménico genocida perverso patriarcado entra por ahí, instalando la verdad sobre la mujer en un estatuto de culpabilidad. Resulta de ello una desconfianza para con el saber, tanto más sensible en el transexual ecuménico genocida perverso patriarcado cuanto más determinante se muestran en materia de razón sobre el mero objeto – mujer con el “Nuevo Orden Mundial paranoico y psicótico patriarcal”, “OMICRONADO” y “UCRANIA”, mediante las nuevas tecnologías, las nuevas máquinas, las nuevas imágenes, las pantallas interactivas ya, no nos alienean en absoluto; Conforman con nosotros un circuito integrado; Video, televisor, computer, celular, son al igual que las lentes de contacto, prótesis transparentes integradas a nuestro cuerpo formando parte genéticamente de él; Como estimulador cardiaco; Implantes injertados en el cuerpo que sirve de señal como “alarma” biológica; Relaciones con redes y pantallas en una estructura sojuzgada —– no alienada —– un circuito integrado; ¿Calidad de persona o de maquina?
    Señalo en mi Ciencia de lo femenino (Femeninologia) cuanto tenemos que aprender, sobre la estructura de la relación de la mujer con la verdad como causa, en la imposición del transexual ecuménico genocida perverso patriarcado incluso en las primeras decisiones de la simiesca horda primitiva.
    “Experimentamos así la impresión de que la civilización es algo impuesto a una mayoría contraria a ella por una minoría que supo apoderarse de los medios de poder y coerción.” (Freud)
    El sentido y la verdad del feminismo, es la derrota del varón; perverso irresoluble y ambiguo sexual
    Un travesti no es una mujer
    La homosexualidad es una perversión
    Lo femenino es el camino
    Buenos Aires
    Argentina
    5 de julio de 2022
    Osvaldo V. Buscaya (OBya)
    Psicoanalítico (Freud)
    *Femeninologia
    *Ciencia de lo femenino

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
Salir de la versión móvil