Inicio 1Portada Juezas afganas refugiadas en España piden al gobierno español asilo para las...

Juezas afganas refugiadas en España piden al gobierno español asilo para las 150 mujeres juezas que aún siguen en Afganistán

0

La asociación feminista de amistad hispano-francesa Mujeres Avenir trabaja para visibilizar el papel de la mujer en todos los ámbitos, está centrada en los derechos de las mujeres con un agenda Hispano francesa y de carácter internacional muy potente

 

Algunas de estas magistradas juzgaban crímenes de terrorismo o condenaban la violencia sobre la mujer, por lo que estaban perseguidas y amenazadas por los talibanes.

 Reclaman que el mundo debe volver a unirse contra los talibanes en Afganistán, un país donde ante cualquier acusación, aunque sea falsa, la mujer siempre es la culpable y su condena puede ser la ejecución

 Mujeres Avenir ha celebrado la jornada ‘Juezas afganas refugiadas en España: ninguna conquista es irreversible’


Cinco juezas afganas que han llegado a España en el último año han pedido al gobierno español que acelere los trámites para que puedan conceder el asilo a las 150 mujeres juezas que aún siguen en Afganistán y ayude también a traer a España a sus familias, que están siendo perseguidas y amenazadas por los talibanes.

El llamamiento se ha realizado durante acto de especial carácter solidario organizado por la Asociación de Amistad Hispano-francesa Mujeres Avenir, en colaboración con la firma de abogados Pérez-Llorca, y con el co-patrocinio de BNP Paribas, “jueces afganas refugiadas en España: ninguna conquista es irreversible”, cuyo objetivo es ofrecer un espacio de expresión pública a un grupo de Magistradas y Juezas afganas refugiadas en España; y con ello visibilizar el problema que sufren no solamente ellas, sino también todas las mujeres y niñas afganas.

La presidenta de la asociación María Luisa de Contes ha inaugurado el acto realizado en el auditorio Pérez-Llorca, recordando como desde agosto de 2021, con la toma del poder político por parte de los talibanes, la situación de las mujeres en Afganistán es terrible. “Las libertades de las que hasta ese momento disfrutaban las mujeres han desaparecido totalmente, a las niñas no les está permitido ir a la escuela, todas las mujeres deben llevar el burka, y deben tener que ir acompañadas de sus maridos para salir a la calle”.

María Luisa de Contes ha incidido en la persecución sistemática que están sufriendo las mujeres juezas en Afganistán “por su contribución en su día al encausamiento y condena a penas de cárcel a terroristas talibanes; de hecho, algunos de estos terroristas que ya se encuentran libres gracias el nuevo régimen político, se han vengado asesinando a algunas de las Juezas y Magistradas que en su momento intervinieron en su procesamiento y condena”.

Tras la llegada al poder de los Talibanes, las Magistradas, no han podido volver a ejercer como profesionales, sus cuentas bancarias han sido congeladas y, además, algunas de ellas amenazadas de muerte. Hasta el momento 140 juezas han podido huir de su país y solicitar refugio y asilo en países con régimen democrático. María Luisa de Contes ha recordado que tampoco ha sido tarea fácil, “porque en las políticas de asilo y refugio a nivel internacional, falta la perspectiva de género; en este sentido, la solidaridad de las asociaciones internacionales de Juezas ha supuesto un enorme apoyo para ellas”.

Adriana de Buerba, socia de Pérez-Llorca ha dado la bienvenida a cinco de las ocho juezas afganas que hoy viven España, y que “han sufrido una terrible persecución por ser mujeres que han defendido en Afganistán la igualdad, la justicia y la libertad, pilares de cualquier sociedad”.

La Magistrada-Juez Carmen Delgado Echevarría, que fue Jefa de la Sección de Igualdad del Consejo General del Poder Judicial y actualmente Letrada del Tribunal Constitucional ha recordado como los talibanes van buscando a las juezas que emitieron sentencias para acabar con ellas. En enero de 2021 dos juezas del Tribunal Supremo fueron asesinadas a bocajarro por hombres armados cuando se dirigían a su trabajo en el centro de Kabul.

Nazima Nezrabi, vive con su familia en Bilbao, con sus hijos en un piso compartido, esperando una oportunidad para poder acceder a un puesto de trabajo en España. Es licenciada en Derecho y Ciencias Políticas, y ha trabajado como jueza durante 6 años. Hasta agosto del año pasado era Jueza de la cárcel de Bagram, en el tribunal especial para delitos contra la seguridad interior y exterior y delitos de terrorismo.

Para Nazima lo que se vive en Afganistán con los talibanes, es un peligro para todo el mundo. “Cada día hay arrestos de ciudadanos, periodistas que no vuelven a aparecer, niñas obligadas a matrimonios forzosos, vendidas por un trozo de pan y aunque el mundo entero es consciente de estas violaciones, vemos que ha desaparecido el sentido humanitario de las personas. En Afganistán las niñas no pueden acceder a los estudios, la población ha perdido su principal derecho, la libertad y las mujeres juezas hemos tenido que abandonar nuestros puestos de trabajo, tras la llegada al poder de los talibanes”.

Gulalai Hotak, hasta ahora era directora del Tribunal de Policía Primaria de Kabul. Ha juzgado a terroristas, a talibanes y ha trabajado supervisando procedimientos administrativos y financieros para garantizar su transparencia, y reconoce que “el progreso obtenido durante los últimos 20 años por las mujeres afganas nos llevó a ser parlamentarias, candidatas a presidenta del gobierno, empresarias, altos cargos del estado, pero todo eso ha desaparecido en un solo día”. Para esta magistrada, “las limitaciones impuestas por los talibanes impiden a las mujeres trabajar y alimentar a sus familias, han cortado de raíz el futuro de las niñas, han acabado con las ilusiones de toda una generación, y la sociedad ha retrocedido décadas. “El mundo debe volver a unirse contra los talibanes en Afganistán, un país donde ante cualquier acusación, aunque sea falsa, la mujer siempre es la culpable y su condena puede ser la ejecución”.

Friba Quraishi investigó y condenó a los terroristas talibanes que asesinaron a una médica española cooperante de Cruz Roja Afganistán y reconoce que toda la represión que han sufrido por ejercer su profesión es indescriptible. Para esta jueza los talibanes defienden una sociedad donde niñas y mujeres malviven en sus casas como esclavas, encerradas por un trozo de pan, e insiste en que aunque “el mundo occidental ha traicionado su compromiso con Afganistán, y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, es solo un nombre sin contenido, la mujeres valientes seguirán luchando, como en el pasado, para levantarse y recuperar su libertad en Afganistán”.

Helena Hofiany, se licenció en derecho y desde varias secciones de la Corte Suprema de Afganistán, ha dictado numerosas sentencias contra grupos terroristas, ve muy oscuro el futuro de la mujer en su país. “Los organismos internacionales pueden ayudar a recuperar nuestra libertad, la ONU, Amnistía Internacional, todos los gobiernos deben cumplir sus compromisos respecto a los derechos de la mujer desaparecidos en Afganistán, tras las terribles acciones que han desacreditado a los talibanes tras su llegada al poder. La mujer es exclusivamente valorada desde la sharía​ o ley islámica​. La presencia de la mujer en la sociedad afgana hoy es nula”.

Safia Jan Mohammad, vive en España con su marido también juez y con sus dos hijos. Reside cerca de Pamplona intentando rehacer sus vidas para tener un futuro que se les había negado en Afganistán. Como jueza de la Corte de Violencia contra las mujeres ha juzgado cientos de casos de violencia contra mujeres (niñas en su mayoría) cometida por esposos, padres, hermanos, incluido asesinato, violaciones, palizas y suicidios.

“Antes de la llegada de los talibanes al poder ya sufríamos amenazas y temíamos por nuestra vida. En agosto de 2021 entendimos que debíamos huir de un país donde las mujeres que denuncian a sus maridos, novios o hermanos por malos tratos, son asesinadas, donde la violencia es diaria, doctoras son engañadas para acudir a atender a enfermas y son encontradas decapitadas como aviso al resto de mujeres. Esa es la realidad que se vive hoy en Afganistán”.

La Magistrada-Juez Gloria Poyatos, Directora regional en Europa, Oriente Medio y Norte de África de la Association of Women Judges, ha clausurado la jornada agradeciendo a la Asociación Mujeres Avenir por visibilizar la terrible situación que viven las mujeres y las niñas en Afganistán y como la Asociación trabaja en muchos frentes, dentro y fuera de España, para luchar por un mundo igualitario.

Para la Magistrada-Juez “hoy se ha podido llevar a lugar seguro y de forma legal, a un total de 180 juezas y sus familias, y se trabaja para sacar a todas, aunque hay terribles problemas, como unas leyes internacionales que no tienen en cuenta el genero ni la edad para poder ser protegidas internacionalmente como refugiadas”.

La Cónsul de Francia, Marie Cristhine Lang cerró al acto con unas palabras de agradecimiento en nombre de la embajada y el consulado de Francia.

https://mujeresavenir.com/

 

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
Salir de la versión móvil