Tranquilidad garantizada para los puteros vascos

Puri Liétor
Puri Liétor
Psicóloga sanitaria y activista Feminista
- Advertisement -

 

Independientemente del tipo de Gobierno de coalición al que aboquen los resultados de las elecciones autonómicas vascas, los puteros vascos seguirán en un confortable limbo Patriarcal, porque ni un sólo partido político de los que se presentan a estos comicios defiende que la actividad pornográfica y prostitucional son una muestra más de violencia sexual, y que el comportamiento putero es un comportamiento claramente lesivo que debe ser deslegitimado y sancionado.

 El 1 de Noviembre de 2023 el diario Crónica Vasca titulaba así un artículo en su sección de Sociedad: “La prostitución se opaca en pisos y se mueve para tapar la coacción a las víctimas. El perfil de la mujer prostituida en Euskadi es el de una joven latinoamericana de unos veinte años, extremadamente vulnerable.

 Este es un artículo muy bien documentado, que recoge testimonios de mujeres prostituidas, todas ellas en situación irregular, e indirectamente muestra el perfil putero de quienes acuden al piso donde “hacen plaza”, un piso enorme en la zona más turística y noble de Bilbao, a pocas calles del Museo Guggenheim, a donde acuden ejecutivos trajeados a cualquier hora, cuya dueña es una mujer vasca.

__”“Algunos clientes llegan a las 7 de la mañana antes de ir a trabajar, como si fueran al gimnasio, y otros a la hora de comer en la oficina”.

Por cada ‘servicio’ los puteros pagan unos 100 euros, la mitad para los responsables del piso y la otra mitad, teóricamente, para la mujer, pero las ‘mamis’ les restan parte si no cumplen las normas y les cobran por la comida o por la ropa.

Porque ese piso, cuya dueña en este caso es una mujer vasca, como todos los que forman parte del circuito por el que irán rotando y haciendo plaza, están gestionados por las figuras del proxeneta y la “madame” o “mami”, una mujer también migrante, engullida por el depredador sistema prostitucional, que gestiona las citas y promete “protección” a las jóvenes.

Pero esa “protección” es una más de las muchas mentiras Patriarcales que encubren el infierno prostitucional, porque no hay protección alguna para el daño extremo que recibe una mujer prostituida en esa actividad deshumanizadora, porque para mantener ese “servicio” por el que pagan los puteros tiene que desprenderse de su humanidad y “consentir” su uso, una y otra vez cada día, y así día tras día, porque los puteros no buscan una relación sexual, sino una imposición sexual.

No compran sexo, compran dominio, y el dominio no se ejerce sobre las iguales, sino sobre las que consigues que estén en una posición inferior, sobre las que están en precario. Y pagan para conseguirlo, porque saben que quien está en la precariedad no puede decir que no. Quien está en la precariedad no decide, y ellos lo saben.

 Sin embargo en el artículo no se expone esta realidad, aunque sí que apostilla que las mujeres que aportan su testimonio aseguran querer dejar este horror en cuanto les sea posible, porque es su situación de precariedad la que las tiene ahí.

El artículo también recoge las declaraciones de la intendente jefa de la Policía Científica de la Ertzaintza y responsable del Plan Estratégico contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, Patricia Martínez de Musitu:

__“Euskadi atraviesa un cambio en el paradigma de la prostitución: se está volviendo oculta a los ojos de todas las personas que intentamos detectarla. Se encierra en pisos y chalets, en el ámbito privado, se publicitan menos en redes sociales de amplia difusión y para encontrarlos hay que ir a blogs de usuarios más cerrados.”

Y aporta datos:

__”El 60% de la prostitución se ubica en Bizkaia, mientras Gipuzkoa y Álava se reparten a medias el otro 40%. Un 95% de las personas que ejercen la prostitución son mujeres, de ellas un 98% son extranjeras en estancia irregular. Proceden en un 80% de Latinoamérica, aunque también hay mujeres procedentes de China, Nigeria, Rumania y tres casos de ucranianas. En Euskadi también ejercen la prostitución un 4% de personas transexuales y un 1% de hombres.”

__”Hay alrededor de 1.100 mujeres prostituidas en unos 200 lugares de la Comunidad Autónoma, la mayoría en pisos y chalets, si bien este año se ha empezado a detectar el uso de viviendas de alquiler turístico por horas.”

Y aporta su experto conocimiento sobre la realidad de la actividad prostitucional:

__ “Su extrema vulnerabilidad personal y económica”, su falta de autoestima y traumas tras años de malos tratos y abusos e incluso sus deudas, provocan que cuando llegan a Euskadi, “no tengan otra salida” más que aceptar la oferta de dinero “fácil de las mamis” .

__”“Todas empiezan diciendo que solo serán unas semanas” y que luego lo dejan, pero “no pueden salir de ahí” porque además, la mayoría son madres y necesitan enviar parte de sus ingresos para la manutención de sus hijos. Viven vigiladas de cerca por la ‘mami’ y se ven obligadas a consumir droga. “A veces la droga es la única manera de aguantar esa vida”.

__”No es fácil que se produzca una denuncia, y cuando la hay, aunque la víctima acuda a declarar con protección, “sus captores ya saben quién les ha denunciado” y “es realmente difícil de conseguir” proporcionarle total seguridad porque se enfrenta “a mafias de trata trasnacionales con muchísimo poder”.

 La intendente jefa de la Policía Científica de la Ertzaintza y responsable del Plan Estratégico contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, ha mostrado claramente la enorme carga destructiva que tiene esta actividad sobre las personas prostituidas, y ha señalado claramente a dos de los tres agentes lesivos que la sostienen, a los proxenetas y a las esbirras de los proxenetas, pero no existirían ninguno/a de ellos/as sin el putrefacto dinero que sale del bolsillo de las invisibilizadas alimañas puteras.

Esas mafias de trata transnacionales no serían dueñas de la vida de ninguna mujer ni de sus familiares si no hubiera dinero putero enriqueciéndolas. Sin dinero putero no hay secuestros, ni extorsión, ni captación, ni consumo de drogas por desesperación, ni deshumanización, ni cosificación, ni secuelas psicofisiológicas de por vida, ni asesinatos, ni desapariciones para encubrir asesinatos.

Deslegitimar y sancionar el comportamiento putero no acabaría con todas las prácticas de explotación y deshumanización existentes, pero sí con las más normalizadas y que con mayor rapidez se están extendiendo.

Este es un titular del Blog de Unicef de fecha 2 de abril de 2024: “Los niños no se prostituyen, son prostituidos”. “Estamos preocupados por los casos de posible explotación sexual de chicas y chicos en centros de acogida en España. Se trata un fenómeno que hemos llamado «la desprotección de los protegidos». “Quizá lo peor de todo es que no es un caso aislado de una sola ciudad.”

Y este es un titular del 8 de Abril de 2024: “La Justicia investiga un nuevo caso de prostitución de menores tuteladas en Álava”. “Se investiga un nuevo caso de prostitución de al menos tres adolescentes que habrían mantenido encuentros íntimos con adultos a cambio de dinero.”

Efectivamente, ni las/os menores se prostituyen ni las mujeres se prostituyen, son prostituidas/os por puteros, cuyo modus operandi siempre es el mismo: pagan para imponerse sexualmente sobre quienes saben que no están en situación de decir que no.

 Pero los puteros vascos no tienen motivo alguno para la intranquilidad, porque tanto para PNV como para EH Bildu, que son las fuerzas políticas que según las encuestas más proyección de voto tienen, no hay dinero putrefacto putero, sino dinero sobrante entregado por “clientes” precisamente a personas que no lo tienen a cambio de un “servicio”.

Y el resto de fuerzas políticas, o muestran en sus declaraciones el mismo nivel de domesticación Patriarcal que las mencionadas, como Sumar, Podemos y Vox, o sólo lo esconden hipócritamente como sería el caso del  PSOE y PP, porque cuando han gobernado en solitario a nivel estatal han mostrado una desidia inaceptable ante esta realidad sangrante, y gobernando en coalición tienen la excusa perfecta para mantenerse igual.

Aunque para hacer honor a la verdad, y gracias a la insoportable insolvencia que respecto a la violencia sexual están demostrando quienes actualmente nos representan políticamente, no tenemos este erial democrático sólo en el País Vasco.

Y es que, a pesar de las constantes demandas del Movimiento Feminista para que en la tipificación legislativa, tanto estatal como autonómica, la actividad pornográfica y prostitucional estén incluidas en las violencias sexuales, gobiernos de todas las tendencias políticas han hecho caso omiso ante esa reclamación Feminista, aunque hayamos aportado evidencias basadas en la investigación científica que muestran claramente que sin esa tipificación no existe garantía real para la libertad sexual. 

El impacto tan destructivo que este hecho está teniendo en el aprendizaje afectivo-sexual de nuestros menores podemos comprobarlo, a diario, aún en lo poco que trasciende a través de las denuncias que llegan hasta las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

Así que en realidad no son los puteros vascos los únicos que tendrán garantizada su tranquilidad. Podré volver a decir lo mismo en las elecciones autonómicas catalanas.

 

 

 

- Publicidad -

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Síguenos en redes

Últimos artículos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad