Algo que aprender de las fratrías…

Pilar Aguilar
Pilar Aguilarhttp://pilaraguilarcine.blogspot.com.es/
Analista de ficción audiovisual y crítica de cine. Licenciada en Ciencias Cinematográficas y Audiovisuales por la Universidad Denis Diderot de París. Lee el blog de cine de Pilar Aguilar: http://pilaraguilarcine.blogspot.com.es
- Advertisement -

Recomendé la serie Intimidad y varias voces se alzaron criticándola. No me interpeló ningún machirulo de los de “sin complejos”, o sea, ninguno de esos seres tan profundamente acomplejados que ante cualquier reivindicación o denuncia de las mujeres reaccionan con violencia -más violencia aún, quiero decir-. Seguramente porque no me leen.

Sí reaccionaron algunos de los que, como no quieren parecer prehistóricos, no se atreven a atacar de frente y buscan recovecos y pretextos para manifestar su desagrado.

Dicen que Intimidad es un panfleto lleno de tópicos. Prodigioso que le parezca tópica una serie con protagonismo femenino, teniendo en cuenta que no llegan ni al 20%; prodigioso que le parezca tópico el tema de la violencia machista cuando basta con una ojeada a cualquier plataforma para percibir que sí, que la violencia abunda, pero la violencia de puñetazos, armamentos, artilugios terrestres o extraterrestres, asesinatos –cuanto más sádicos mejor-, enfrentamientos entre buenos y malos (en masculino, por supuesto, aunque incluyan a algún personaje que no lo sea).

Prodigioso que le parezca tópica una serie con protagonismo femenino, teniendo en cuenta que no llegan ni al 20%

Dicen que a los tres minutos ya sabían cómo iba a acabar ¡Ah!? Y si ven una serie de abogados ¿no saben si los protagonistas ganarán los juicios? Y una de asesinatos ¿no saben si los policías terminarán descubriendo al asesino?

Pero alegarán: “¿Y los vericuetos de la trama?” Claro, sí, los vericuetos… ciertamente los vericuetos importan y, aunque en Intimidad los hay, son relativamente pocos… pero ¿no les compensa la complejidad que tiene en otros aspectos? ¿la variedad de personajes, por ejemplo? ¿o que se centre en la realidad y no en alambicados escenarios increíbles?

En fin…

La crítica de algunas mujeres y, sobre todo, de algunas feministas, me extrañó más. Entendedme, por favor, no preconizo que seamos ciegas a los puntos débiles de esta serie (que los tiene) o de cualquier obra creada por mujeres, ni preconizo que obligatoriamente nos deban entusiasmar. No somos idiotas, ni bobaliconas y nuestro carácter y gustos son diversos. Es más, algunas tenemos un espíritu crítico muy desarrollado pues no en vano llevamos años ejercitándolo contra la cultura dominante.

Pero creo que, a veces, en determinadas circunstancias, debemos refrenar un poco los comentarios negativos en pro de un mayor beneficio: favorecer nuestros objetivos (nuestros objetivos feministas).

Repito: no digo que todo lo que haga una mujer debe parecernos bien, digo que los hombres cuentan con el apoyo de la cultura dominante y de las poderosas fratrías. Tienen, pues, un fantástico “fondo de armario”.

no digo que todo lo que haga una mujer debe parecernos bien, digo que los hombres cuentan con el apoyo de la cultura dominante y de las poderosas fratrías.

Por el contrario, las creadoras encuentran enormes dificultades para lograr financiación de sus proyectos. De modo que, por principio, debemos apoyarlas, máxime cuando está estadísticamente probado que las ficciones audiovisuales de las creadoras son mucho menos misóginas, androcéntricas y patriarcales que las de sus colegas masculinos.

E insisto: nuestro protagonismo sigue siendo rara avis, igual que siguen siendo rara avis las ficciones audiovisuales que abordan los temas que más directamente nos conciernen a las mujeres. La violencia machista, en concreto, es abundantísima en la realidad y escasísima en series y películas. ¿No es un poco excesivo pedir que las pocas que existen sean geniales y nos complazcan al cien por cien? (o al 80% o la 70%).

Para que tal cosa ocurra han de rodarse, no dos ni tres, sino docenas o cientos. Y ¿Cómo se conseguirá? pues logrando que tengan éxito de público. Porque, solo si las cadenas y los productores comprueban que el protagonismo femenino resulta rentable, lo propiciarán.

Ya sabemos que, en el mundo actual, dominado por la imagen, lo que no vemos, no existe. Y, su poder es tal que resulta casi imposible sustraerse a los cantos de sirena de los medios… Basta con comprobar cómo algunos asuntos -totalmente inanes, cuando no estúpidos- ocupan páginas en prensa, programas de tv y radio… y, al final, consiguen que todo el mundo esté al tanto y se interese.

Y, por lo mismo, por el gran poder que tienen los medios y concretamente los relatos audiovisuales, estoy firmemente convencida de que si, por ejemplo, esta serie, Intimidad, hubiera precedido al espeluznante caso de Verónica, la reacción social de condena hubiera sido mayor.

En conclusión, creo que debemos aprender algo de las fratrías viriles: la defensa cerrada de los pares. Nosotras debemos apoyarnos, ser más benevolentes y cautas en las críticas. Y que conste que también me lo digo a mí misma porque yo también tengo propensión a caer en excesos.

- Publicidad -

Comentarios

  1. Facebook me censura, nuevamente, debido a mis consideraciones ajustadas a la verdad.
    Es Delito de Lesa Humanidad el enriquecimiento en la gestión gubernativa de los “representantes”, el fraude sobre el Estado, el abuso sobre la niñez, la trata, el proxenetismo y sus consecuencias, como toda violencia de género.
    “Las fuertes resistencias contra lo femenino no serían de índole intelectual, sino que proceden de fuentes afectivas; la irresoluble perversión no sublimada y ambigüedad sexual del varón que posee la decisión final en éste esquema, donde lo masculino sigue siendo la ley”. Osvaldo Buscaya
    a) {Recomendé la serie Intimidad y varias voces se alzaron criticándola. No me interpeló ningún machirulo de los de “sin complejos”, o sea, ninguno de esos seres tan profundamente acomplejados que ante cualquier reivindicación o denuncia de las mujeres reaccionan con violencia -más violencia aún, quiero decir-. Seguramente porque no me leen.}
    Pues, todas las influencias psíquicas que han demostrado ser eficaces para la afirmación del transexual ecuménico perverso patriarcado poseen elementos de constancia en lo afectivo, la orientación de la voluntad, el alejamiento de la autonomía, la expectación “confiada” en la ley del varón, todos estos poderes que anulan a la mujer muestran su eficacia milenaria. Tratase, evidentemente, de la “soberana personalidad” del transexual ecuménico perverso patriarca psíquicamente tan distinta a la mujer que la debe aceptar en su regularidad y eficacia ecuménica.
    b) {En conclusión, creo que debemos aprender algo de las fratrías viriles: la defensa cerrada de los pares. Nosotras debemos apoyarnos, ser más benevolentes y cautas en las críticas. Y que conste que también me lo digo a mí misma porque yo también tengo propensión a caer en excesos.}
    Pues, para el transexual ecuménico perverso patriarcado es el reconocimiento, de la importancia y naturalidad de esta imposición deliberada, con los medios adecuados bajo su control y con el estado anímico más bien favorable para el sometimiento, en lugar de dejar librada a la mujer a la disposición anímica que pueda aportar a su libre albedrio. Resulta así toda una serie de formas encubiertas, algunas de ellas evidentes, otras solo comprensibles sobre la base de complicadas premisas en las posiciones del transexual ecuménico perverso patriarcado, que ya no pueden despertar admiración en calidad de sacerdote a portador del mandato divino que orienta en la actualidad, su hipocresía, de manera tal que pueda cautivar la confianza y buena parte de la simpatía femenina en sus “expresiones igualitarias”.
    Señalo en mi Ciencia de lo femenino (Femeninologia) cuanto tenemos que aprender, sobre la estructura de la relación de la mujer con la verdad como causa, en la imposición del transexual ecuménico genocida perverso patriarcado incluso en las primeras decisiones de la simiesca horda primitiva.
    “Experimentamos así la impresión de que la civilización es algo impuesto a una mayoría contraria a ella por una minoría que supo apoderarse de los medios de poder y coerción.” (Freud)
    El sentido y la verdad del feminismo, es la derrota del varón; perverso irresoluble y ambiguo sexual
    Un travesti no es una mujer
    Lo femenino es el camino
    Buenos Aires
    Argentina
    22 de agosto de 2022
    Osvaldo V. Buscaya (OBya)
    Psicoanalítico (Freud)
    *Femeninologia
    *Ciencia de lo femenino

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Síguenos en redes

Últimos artículos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad