Feministas al Congreso, el nuevo partido que nace para llegar al Parlamento

Redacción Tribuna
Redacción Tribuna
La revista de información que te cuenta lo que otros no creen importante

Feministas al Congreso, el nuevo partido que nace para llegar al Parlamento en las próximas Elecciones Generales y restituir la agenda feminista Pretende ser la opción para todas aquellas mujeres huérfanas de representación política por el desprecio demostrado por los diferentes gobiernos y actualmente la coalición entre PSOE-UP

Madrid. 18 de enero de 2022. El panorama político cuenta con un nuevo partido político.

Se trata de Feministas al Congreso (FAC), una propuesta que nace del “hartazgo y de la decepción por un Gobierno que, lejos de implementar políticas que pongan freno al machismo y la desigualdad, está cercenando los derechos de las mujeres que tanto esfuerzo y trabajo se han tardado en conseguir”, tal y como explica Pilar Aguilar, su presidenta. “Esta triste realidad nos ha llevado a un grupo de mujeres a organizarnos y montarlo.

«Cada una de nosotras, con trayectorias y procedencias diferentes, estamos unidas por una profunda convicción: la absoluta necesidad de contar con representación en el Parlamento y demás instituciones, a fin de defender los derechos de las mujeres y desarrollar la agenda feminista”, añade.

La ejecutiva de Feministas al Congreso (FAC) está compuesta por Pilar Aguilar (Presidenta), Fátima Arranz (vicepresidenta), Puri Liétor (secretaria general), Juana Gallego (vicesecretaria general primera) y Sandra Moreno (vicesecretaria general segunda).

Tras ellas hay un equipo de trabajo de casi un centenar de mujeres. “Ya contamos con más de 2000 mujeres que han manifestado su apoyo y el número no deja de crecer por días.

Muchas de ellas eran votantes de PSOE y UP y, decepcionadas con dichos partidos, creemos que nos darían su voto en las próximas elecciones generales”, comenta Juana Gallego (vicesecretaria general primera). “Hacía mucho tiempo que no nos enfrentábamos a un cuestionamiento tan profundo de lo que somos y representamos las mujeres en la sociedad, así como a una involución que relega los problemas más cruciales que nos afectan casi a la irrelevancia. La actual deriva antifeminista que siguen los gobiernos occidentales pretende anular la agenda feminista, contrariando abiertamente la normativa internacional y nacional vigente. Por esta razón, nosotras como feministas, estamos obligadas a defender nuestros derechos y a sentar nuestra postura”, añade Gallego.

Feministas al Congreso se presenta como “un partido solvente, dinámico y participativo que se estructurará en agrupaciones territoriales que desarrollarán propuestas y actividades y aplicarán las políticas feministas en sus propios ámbitos”, tal y como recalca Aguilar.

En cuanto al programa de FAC este pasa por rechazar:

La redefinición de la naturaleza humana, de lo que es ser mujer y hombre, basándose en teorías acientíficas y en postulados ideológicos que contradicen la evidencia material, así como el clima de censura que –so pretexto de no ofender a colectivos, cuyos derechos nadie discute– pretende impedir la libre expresión de las ideas y el ejercicio legítimo de los derechos democráticos más básicos.

La instrumentalización y adulteración del feminismo para dar cobijo a ideologías que perjudican a las mujeres, y promover prácticas que nos agreden, deshumanizan y comercializan: explotación sexual y reproductiva, la pornografía y la publicidad sexista, entre otros.

La descalificación, acoso, boicot o persecución a feministas por defender nuestros derechos, o por sostener posturas que están respaldadas por el conocimiento científico. La defensa legítima de nuestros derechos es ejercicio de libertades democráticas reconocidas en la Constitución, por lo que no puede ser considerada discurso de odio.

La opresión, explotación y violencia que sufren las mueres por razón de sexo. La pobreza está feminizada y es a nosotras a quienes más afectan las diversas causas de exclusión social y discriminación laboral, y sobre quienes recae el mayor peso de las responsabilidades familiares.

Las leyes y políticas públicas, educativas y de diversa índole que desmantelan los derechos de las mujeres y niñas y anteponen los deseos de otros colectivos sobre nuestros derechos, libertades y dignidad. Además, FAC exige “se combata la hipersexualización de mujeres y niñas, basada en roles y estereotipos extremadamente sexistas y rancios, y rechaza de plano que esos roles sean considerados nuestra identidad”, finaliza su presidenta.

 

Acceder a dossier completo:

 

Redacción Tribuna
Redacción Tribuna
La revista de información que te cuenta lo que otros no creen importante

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Síguenos en redes

Últimos artículos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad