En defensa de la libertad de expresión y del análisis feminista sexo/género

- Advertisement -

Por Robert Jensen

Como muchas feministas radicales que también tienen sus raíces en la política de izquierdas, el profesor Robert Jensen se ha quedado perplejo al ver cómo muchos en la comunidad liberal/progresista/de izquierdas no sólo han abrazado una ideología transgénero que es intelectualmente incoherente y antifeminista, sino que también han respaldado los intentos de silenciar a los críticos de la teoría de la ideología de la identidad de género. En este ensayo, que reseña el nuevo libro «Cancelar Guerras», Jensen aboga por una sólida defensa de la libertad de expresión y del análisis feminista radical del sexo/género en el patriarcado.

En tres décadas de vida académica, he tropezado con mi cuota de escaramuzas en lo que un nuevo libro llama las «Guerras Canceladas», a veces esquivando balas retóricas de ambos lados. Dependiendo del tema y de los críticos, se me ha acusado tanto de impulsar una agenda antiamericana como de ser un reaccionario intolerante en el lado equivocado de la historia.

Ser denunciado desde diversos ángulos políticos no prueba que uno sea lúcido: «la derecha me odia y la izquierda me odia, así que debo de estar en la onda» es una mala defensa. Pero creo que mis historias de guerra indican las críticas que se reciben si uno ofrece un análisis radical del poder y una defensa sólida de la libertad de expresión.

Como ocurre con casi todo lo importante en los asuntos humanos, conciliar estos principios políticos e intelectuales es difícil. Por razones comprensibles, la gente suele querer ignorar la complejidad de ese proceso, restar importancia a la frecuencia con que entran en conflicto los intereses y evitar la confrontación. En este ensayo, sugiero que nos metamos en el lío y lo discutamos respetuosamente, en público, basándonos en normas intelectuales compartidas.

Historias de guerra

Empezaré describiendo los disparos públicos más visibles contra mí, que se produjeron pocos días después del 11-S, cuando la gente me criticó por unos artículos que escribí en los que criticaba duramente la política exterior de Estados Unidos y argumentaba enérgicamente en contra de ir a la guerra tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Mis detractores más acérrimos me tacharon inmediatamente de cobarde, traidor, antipatriota y poco viril. Unas semanas más tarde, cuando se intensificó la presión pública para que me despidieran, el presidente de la Universidad de Texas en Austin intervino, llamándome públicamente «una fuente inagotable de estupidez». (Sea amable al juzgar la frase algo inelocuente; era químico, no poeta). Casi todos mis colegas de la facultad se pusieron a cubierto en lugar de defender la libertad académica, y mucho menos reconocer públicamente que podrían estar de acuerdo con un análisis antibélico, pero las protecciones de mi plaza demostraron ser lo suficientemente resistentes y continué enseñando en la UT hasta mi jubilación en 2018.

Aquellos meses fueron especialmente tensos, pero pisaba terreno conocido. Para entonces ya había sido denunciado por varias personas y grupos por apoyar los derechos de los palestinos, criticar el capitalismo, argumentar que el racismo seguía siendo un aspecto definitorio de la sociedad estadounidense y cuestionar la explotación sexual de las mujeres por parte de los hombres en la pornografía. Esas críticas continuarían, viniendo de la derecha, del centro y de la izquierda, dependiendo del tema. A veces era posible el debate intelectual con los críticos, a veces no. Pero incluso durante los tensos meses posteriores al 11-S, nunca me sentí cancelado.

Eso cambió en 2014, cuando escribí mi primer artículo cuestionando la ideología del movimiento transgénero.

En los años siguientes, una librería radical local a la que había apoyado durante mucho tiempo envió un correo electrónico (sin hablar conmigo primero) anunciando que rompía todos los lazos conmigo. Los activistas trans acudieron a algunas de mis conferencias públicas para protestar o intentar reprimirme a gritos, aunque las charlas no trataban sobre el transgenerismo. Varios grupos que me habían invitado a hablar de temas como la crisis ecológica me retiraron las invitaciones tras las quejas. Y, por supuesto, no puedo saber cuántas personas que podrían haber querido incluirme en una actividad declinaron invitarme sólo para evitar problemas.

Estas reacciones negativas a mis escritos procedían casi exclusivamente de liberales/progresistas/izquierdistas, incluso de personas a las que contaba como amigos. Otros amigos y colegas me decían a menudo, en privado, que estaban de acuerdo con mi análisis y que los ataques les parecían injustos, pero que no se atrevían a expresar sus opiniones ni a apoyarme en público, no fuera a ser que se convirtieran en un blanco.

El único apoyo público constante procedía de compañeras feministas radicales, pero incluso algunas de ellas me dijeron que guardaban silencio en público para no poner en peligro otros proyectos importantes, una motivación que sin duda comprendí.

Cuando la gente me pregunta cómo me siento al respecto, señalo que soy un hombre blanco con un doctorado y profesor titular en una gran universidad de investigación que vive en el imperio estadounidense con fondos de jubilación adecuados; es difícil imaginar a alguien con más ventajas. Escribí y hablé voluntariamente sobre temas que sabía que eran controvertidos, creyendo que los profesores titulares de las universidades públicas no sólo tienen el derecho sino la obligación de opinar sobre los temas del momento, cosa que sigo haciendo en mi jubilación. A diferencia de las personas que no tienen protección laboral pero hablan claro, a mí no me despidieron. A diferencia de las mujeres que se niegan a dar marcha atrás, nunca me han amenazado con violarme. Hubo algunas ocasiones en las que me preocupaba que alguien me golpeara en un acto, pero nunca me han agredido físicamente.

No necesito que la gente se compadezca de mí; me va bien. Lo único que me preocupa es el modo en que se está restringiendo la investigación intelectual y el debate político en este ambiente. Bueno, esa es mi principal preocupación, pero también es cierto que había algo extraño en ser atacado por personas que ofrecían sobre todo invectivas en lugar de argumentos racionales y luego me acusaban de ser odioso e intolerante.

Fue aún más extraño cuando amigos y aliados con los que había trabajado durante años se me echaron encima o se callaron, todo porque me atreví a defender que el sexo biológico es una realidad material, que la teoría de la identidad de género refuerza el patriarcado y que las niñas y las mujeres tienen derecho a espacios y actividades para un solo sexo en una cultura hostil.

Esas experiencias me llevaron a «Cancelar las guerras: cómo pueden las universidades fomentar la libertad de expresión, promover la inclusión y renovar la democracia». (Sí, lo sé, ha sido una larga introducción a la reseña de un libro).

*Robert Jensen es profesor emérito de la Universidad de Texas

- Publicidad -
Artículo anterior
Artículo siguiente

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Síguenos en redes

Últimos artículos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad