Inicio 2portada 25 de noviembre, la cotidiana violencia

25 de noviembre, la cotidiana violencia

1
85

 

Estamos ante un drama social que nos salpica a diario. Esto no marcha bien, no tiene sentido volver a escuchar de nuestros responsables políticos las mismas lamentables declaraciones, año tras año. La violencia contra las mujeres es estructural en nuestra cultura social por lo que hablar de ella como un mal casi inevitable, sobre el que se hace lo que se puede, supone un acto de enorme irresponsabilidad.

El feminismo no es sólo cosa de mujeres. Nos hace mejores a todos, también a los hombres, que lo necesitamos para salir del embrutecimiento y de la espiral de falsa fortaleza y superioridad. Es urgente implicarnos en ésta lucha contra la barbarie machista y misógina, por una sociedad más humana, solidaria y justa.

De nuevo hablaremos de las 52 mujeres asesinadas por sus parejas éste año, pero resulta que los feminicidios machistas llegan casi al centenar, debiendo sumar los casos de violencia vicaria y las agresiones violentas de todo tipo de gravedad y secuelas.

Hablarán los responsables políticos de fomentar la educación sexual, cuando permiten la difusión descontrolada, epidémica podríamos decir, de la violencia pornográfica digital, ámbito de representación cultural simbólica de la violencia sexual y vía abierta a la prostitución. En ella se hace culto de la violación, con mujeres diciendo que no, pero que acaban consintiendo y disfrutando del dolor y abuso. Un estudio sobre las búsquedas más frecuentes en pornografía demostraba que habían aumentado un 80% las búsquedas que contenían violaciones grupales. Mostrar tales comportamientos como transgresores, libres o placenteras, por parte de algunas escuelas postmodernas, lleva a cada vez más hombres a perder toda capacidad empática con la mujer y volverse antisociales.

Todos los departamentos educativos, sustituyen además los programas de coeducación sexo-afectiva por estrategias de confusión género-sexual de la mano de asociaciones subvencionadas trans- queer, orientada al mercado de tratamientos fármaco- mutilantes (más de doce mil personas en el Estado español). También vemos que se tiende a normalizar la pederastia y a promover la hiper- sexualización desde la infancia.

La violencia económica persiste mediante la ocultación del trabajo reproductivo y de cuidados para la vida, la brecha salarial y de pensiones, la precarización de los sectores feminizados de servicios y las condiciones de semi-esclavitud de las trabajadoras migrantes temporales.

Seguimos viendo por parte de responsables políticos de todas las administraciones, demasiados declaraciones que infravaloran la gravedad de una situación que se recrudece. Sirvan de ejemplo los datos de la Fiscalía General, denunciando un incremento de la violencia sexual del 116% por parte de menores, en un contexto en el que un 70,3% de las víctimas adolescentes no lo denuncia, según la Fundación ANAR. Las actuaciones gubernamentales son insuficientes y erráticas, como en el Pacto Contra la Violencia de Género, sobre el que exigimos conocer su evaluación e impacto, así como el destino de sus fondos. Otras veces suponen un claro retroceso, como hemos visto durante esta última legislatura, con acuerdos y leyes que han tenido un amplio apoyo de partidos auto identificados como progresistas.

Añadimos a ello, las amenazas de gobiernos autonómicos y municipales de derechas, que niegan tanto las desigualdades y la situación subordinada de la mujer como de la violencia machista, pasando a eliminar los programas y las ayudas existentes. Las múltiples formas de violencia contra las mujeres se establecen mediante la subordinación del género basado en el sexo de la mujer, siguiendo el arcaico modelo patriarcal, que los hombres somos incapaces de cuestionar y abandonar civilizadamente. En consecuencia, históricamente las políticas institucionales adolecen de estrategias enérgicas, claras y transversales, en la lucha contra la violencia hacia las mujeres y todo ello se agrava en situaciones de crisis económica o de ofensiva neoliberal capitalista, privatizadora, como la actual.

Finalmente, ante la nueva configuración del Gobierno, vemos que el problema de la violencia contra las mujeres, no es una prioridad gubernamental, dado que el acuerdo PSOE-Sumar queda limitado a una declaración de intenciones y deseos. Siguen empeñados en confundir sexo con género, por lo que niegan a la mujer como sujeto; ignoran la necesidad de actuaciones urgentes, como la de una Ley integral para la Abolición del Sistema Prostitucional y la Trata, eliminar la Instrucción del 2010 que permite la inscripción de bebés víctimas del tráfico de vientres de alquiler, reformar la Ley del Sí es sí o derogar Leyes Trans que lejos de ser inclusivas, determinan de forma anticonstitucional, la prioridad del género sentido sobre el sexo y en consecuencia, borrando a las mujeres como sujeto de opresión social patriarcal, y creando el caos administrativo.

Es preciso reflexionar seriamente sobre la sociedad que estamos construyendo y pasar del enojo a la acción política, liderada por el feminismo radical abolicionista. Es una obligación el volver a salir a las calles éste 25 de Noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, recordando que las mujeres siguen siendo agredidas, violentadas e incluso asesinadas por los hombres. Desde el Partido feministas al Congreso (PFAC)os invitamos a participar en los bloques feministas abolicionistas.

Fdo.Jon Apalategi. Médico.

En la actualidad es Secretario de la Agrupación del País Vasco-Navarra y La Rioja  del

 

 

 

 

 

 

1 COMENTARIO

  1. Es Delito de Lesa Humanidad el enriquecimiento en la gestión gubernativa de los “representantes”, el fraude sobre el Estado, el abuso sobre la niñez, la trata, el proxenetismo, el travestismo y sus consecuencias, como toda violencia de género.
    “Las fuertes resistencias contra lo femenino no serían de índole intelectual, sino que proceden de fuentes afectivas; la irresoluble perversión no sublimada y ambigüedad sexual del varón que posee la decisión final en éste esquema, donde lo masculino sigue siendo la ley”. Osvaldo Buscaya
    a) {Estamos ante un drama social que nos salpica a diario. Esto no marcha bien, no tiene sentido volver a escuchar de nuestros responsables políticos las mismas lamentables declaraciones, año tras año. La violencia contra las mujeres es estructural en nuestra cultura social por lo que hablar de ella como un mal casi inevitable, sobre el que se hace lo que se puede, supone un acto de enorme irresponsabilidad.
    Pues, la “normativa” transexual ecuménica perversa patriarcal que el varón ha impuesto en la mujer por medio de su “diseñado” lenguaje, despierta en lo femenino aquella actitud angustiosa de “culpabilidad” que corresponde a su contenido de no obedecer los “mandatos”. El parlamento transexual ecuménico perverso patriarcal se impone como palabra mágica para la mujer y se conduce como si las sintiera en realidad, expresando todos los afectos correspondientes, y en ciertas circunstancias, de “primaveras democráticas”, sus percepciones y vivencias imaginarias son adaptadas para beneficio del transexual ecuménico perverso patriarcado, mediante su hipócrita “acercamiento” a la pretensión feminista, en el orden de la liberación. Es decir, ver y oír alucinatoriamente. La transexual ecuménica perversa civilización, milenaria, encuentra a la mujer, presa de tal credulidad con respecto al transexual ecuménico perverso patriarcado, que estaría convencida de que habrá de obrar cuando y como el “páter” se lo “anuncie”, y esta convicción actúa tan poderosamente sobre la mujer que, en efecto, frente al abuso, la violación, el sometimiento, el femicidio recurre a las instancias de poder, en manos del perverso irresoluble y ambiguo sexual. Esta credulidad y sometimiento, como la que la mujer ofrece a su “varón”, es la regresiva actitud de la niña para su amado padre, y semejante conformación de la propia vida psíquica a la de otra persona, con análogo sometimiento, tiene como parangón, absoluto, en las relaciones familiares, sociales, laborales, etc. En lo general, la coincidencia de una exclusiva valoración del perverso irresoluble y ambiguo sexual con una crédula obediencia, constituye una de las características básicas de la transexual ecuménica perversa civilización patriarcal.
    De lo aprendido y de lo que prosigo estudiando, en la observación y aplicación metodológica, semiológica científica/psicoanalítica (Freud), el mundo “civilizado” es una burlesca simiesca parodia siniestra idiota, en toda referencia ideológica desde la izquierda a la derecha; Si alguno de los sometidos por los sometedores, logran el poder se transforman en terribles sometedores de los restantes; Considero, de mi parte, estar atento frente a aquello peligroso, eludiéndolo, y seguir el “juego” en este proceso experimental, observando de qué manera y forma en el espacio/tiempo, los sádicos genocidas sometedores satisfacen su instinto de muerte, sobre la mayoría de los masoquistas sometidos, en el “juego” donde algunos de los sometidos ocupan el poder sometedor con sus ideológicas idiotas populistas, liberación, etc. Vivir es un experimento.
    Un penoso conflicto que la mujer padecería sería; ¿Cómo admitir que el patriarcado es el padre, el hermano, el compañero, el dirigente, el ecuménico, etc., y que en esta regla no habría excepción?
    Señalo en mi Ciencia de lo femenino (Femeninologia) cuanto tenemos que aprender, sobre la estructura de la relación de la mujer con la verdad como causa, en la imposición del transexual ecuménico genocida perverso patriarcado incluso en las primeras decisiones de la simiesca horda primitiva.
    “Experimentamos así la impresión de que la civilización es algo impuesto a una mayoría contraria a ella por una minoría que supo apoderarse de los medios de poder y coerción.” (Freud)
    Vivir, es una burlesca simiesca parodia siniestra idiota.
    El mundo es idiota, me aburre en todos sus niveles; Sin excepción; ¡¡¡Siendo un error olvidarlo!!!
    El sentido y la verdad del feminismo, es la derrota del varón; perverso irresoluble y ambiguo sexual
    Un travesti no es una mujer
    Lo femenino es el único y absoluto camino
    Buenos Aires
    Argentina
    25 de noviembre de 2023
    Osvaldo V. Buscaya (1939)
    Psicoanalítico (Freud)
    *Femeninologia
    *Ciencia de lo femenino

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad