Inicio 1Portada 25N, La indignación feminista

25N, La indignación feminista

1
133

 

Algunas mujeres estamos indignadas con las religiones, siempre misóginas; ignorándonos en las jerarquías eclesiásticas, subordinándonos a todo lo masculino, exigiendo a las mujeres una sumisión que los varones no merecen pero que obtienen a golpe de violencia o por miedo a ella; decretando que tapen su rostro, sus brazos, sus cuerpos para evitar los impulsos irracionales de los varones, al tiempo que -sin embargo- son considerados más racionales que nosotras.

Algunas mujeres estamos indignadas por la educación recibida, que nos invita a ser calladas, complacientes y sumisas ante los varones. Que nos presenta como mentirosas y manipuladoras, pero no a los hombres; que -no obstante- al hacernos pasar por inferiores, los convierte a ellos en los grandes manipuladores y mentirosos de la historia.

Algunas mujeres estamos indignadas porque nadie se toma la molestia de explicar a niñas y niños la razón de que haya tan pocas mujeres en la historia de la humanidad y de la ciencia. Porque nadie explique que, a pesar de todo, hay mujeres que consiguieron superar las inmensas barreras que enfrentaron y hacer aportaciones valiosas, para luego ser rápidamente olvidadas o despreciadas. Porque nadie les describa a niñas y niños la injusta opresión femenina que nada permite sustentar. Porque, algo que debería avergonzar a la otra mitad de la humanidad que nos oprime, les hace rebelarse injustamente contra nuestra justa rebelión.

Algunas mujeres estamos indignadas por el hecho de que se mantengan como valiosas las opiniones de varones célebres que despreciaron a las mujeres sin ningún otro sustento que su misoginia.

Algunas mujeres estamos indignadas por una ciencia que siempre ha encontrado motivos, que no base, para sustentar la inferioridad de la mujer, para justificar la supremacía masculina, para hacer pasar por objetivo lo que no era más que androcentrismo o machismo.

Algunas mujeres estamos indignadas de que un lenguaje que construimos entre todas y todos, pero del que siempre estuvimos excluidas -cuando de derechos y reconocimientos se trataba- ahora, cuando reivindicamos ser nombradas, pretendan que siempre nos incluyó en ese -nunca votado por nosotras- masculino genérico que usan a voluntad para seguir siendo ellos los que deciden si estamos o no estamos, si somos o no somos.

Algunas mujeres estamos indignadas de que ese lenguaje se utilice, no solo para excluirnos socialmente, sino ahora también para redefinirnos, enajenándonos de nuestra propia conceptualización para incluir a cualquier varón que lo desee. Indignadas también por el borrado de las palabras que nos nombran, para resignificarlas, para distorsionarlas. Otra vuelta de tuerca más en nuestra invisibilización.

Algunas mujeres estamos indignadas al constatar que nuestras opiniones se devalúan simplemente por tener un timbre más alto de voz. Porque esa voz vale menos que la de un varón que vale menos.

Algunas mujeres estamos indignadas por habernos educado y socializado para agradar, para “arreglarnos” como si naciéramos estropeadas y así encajar en el delirante imaginario masculino cueste lo que cueste.

Algunas mujeres estamos indignadas por las sonrisitas cómplices entre varones cosificando a mujeres, por el intercambio de fotos, vídeos, etc. que nos presenta como “animales sexuales” al servicio de los varones. Por ser escrutadas y juzgadas por ellos y que emitan su juicio en voz alta sin que nadie se lo haya pedido.

Algunas mujeres estamos indignadas por que la actividad humana más imprescindible, la del cuidado de la vida, se nos asigne a nosotras prácticamente en exclusiva y, por ello, sea devaluada. Y como pago al trabajo gratuito de tantas mujeres, que ello les suponga renunciar a la autonomía económica o a empeorar su dedicación y progresión profesional, disminuyendo sus ingresos y más tarde las pensiones a las que tuvieran derecho.

Algunas mujeres estamos indignadas cuando se menosprecian nuestros méritos porque lo que tiene valor sigue siendo lo que hacen los varones, porque exigir cuotas del 50% parezca prepotente cuando los hombres han ocupado sin pudor el 100% hasta épocas bien recientes. Por las redes clientelares masculinas que favorecen descaradamente a los hombres en perjuicio de las mujeres.

Algunas mujeres estamos indignadas por nuestro generalizado empobrecimiento, útil al patriarcado porque nos hace especialmente vulnerables a los caprichos de los varones.

Algunas mujeres estamos indignadas por nuestra sistemática cosificación e hipersexualización fomentada en la publicidad, los videojuegos, el cine, la televisión, la música, los medios de comunicación, las redes sociales…

Algunas mujeres estamos indignadas por una pornografía que fomenta la violencia sexual de los varones hacia las mujeres. Porque se les invita a excitarse sexualmente con esa violencia degradante. Por hacer creer a los adolescentes que esas relaciones sexuales son su derecho. Por hacer creer a las adolescentes que es lo que deben aceptar para conseguir a un hombre que le dé descendencia. Porque sólo a ellas se les han hecho creer que ese es su único -o principal- destino en la vida.

Algunas mujeres estamos indignadas por la explotación sexual de las mujeres en pornografía y prostitución. Su inimaginable sufrimiento, solo soportable entre los vapores de alcohol y drogas, se justifica -simplemente- para complacer a varones mediocres que necesitan imponerse a mujeres que no les desean, por el inútil empeño de sentirse superiores cuando son escoria.

Algunas mujeres estamos indignadas por la explotación reproductiva de mujeres pobres y que se tenga el cinismo de llamarla “altruismo”. Por el hecho de que se considere a las mujeres meros recipientes, denominándonos “útero-portantes”. Indignadas porque algunos varones pretenden erradicar la palabra “madre”. De nuevo a vueltas con la manipulación del lenguaje.

Algunas mujeres estamos indignadas por el maltrato de millones de mujeres en todo el mundo. Por la mutilación genital femenina, por los matrimonios infantiles, por hostigar, castigar o incluso matar a las mujeres que no quieren velarse en no pocos países. Por la negación de derechos humanos básicos a las mujeres.

Algunas mujeres estamos indignadas por el maltrato y la violencia que en nuestro país ejercen demasiados varones: violencia económica, violencia psicológica, violencia emocional, violencia simbólica, violencia física, violencia sexual… especialmente en el ámbito de la pareja o expareja. Que son sufrimiento y muerte.

Algunas mujeres estamos indignadas por una justicia que niega protección a las mujeres y a sus hijas e hijos. Que nos acuse del falso SAP a pesar de su nula constatación científica. Que crea las mentiras de los hombres y no la verdad de las mujeres.

Algunas mujeres estamos indignadas por la negación de la violencia de los varones hacia las mujeres a pesar de toda la evidencia en contrario, de manera que la realidad sea lo que los varones dicen y no lo que demuestran los datos. Que las falsas denuncias falsan nos hagan pasar por mentirosas cuando son ellos los que mienten.

Algunas mujeres estamos indignadas por la pasividad institucional y la revictimización de las mujeres violentadas y violadas. Por tantas crónicas de muertes anunciadas.

Algunas mujeres estamos indignadas porque somo feministas. Y confiamos en que, las que están tan quietas o paralizadas que no notan sus cadenas, despierten de una vez. Porque nos están sometiendo, negando, humillando, maltratando, violando…y porque nos están asesinando ¡Qué nuestro grito de indignación atraviese todos los muros, recorra todas las calles!

25N, por la dignidad y el respeto a la vida de las mujeres

 

 

 

1 COMENTARIO

  1. Es Delito de Lesa Humanidad el enriquecimiento en la gestión gubernativa de los “representantes”, el fraude sobre el Estado, el abuso sobre la niñez, la trata, el proxenetismo, el travestismo y sus consecuencias, como toda violencia de género.
    “Las fuertes resistencias contra lo femenino no serían de índole intelectual, sino que proceden de fuentes afectivas; la irresoluble perversión no sublimada y ambigüedad sexual del varón que posee la decisión final en éste esquema, donde lo masculino sigue siendo la ley”. Osvaldo Buscaya
    a) {Algunas mujeres estamos indignadas con las religiones, siempre misóginas; ignorándonos en las jerarquías eclesiásticas, subordinándonos a todo lo masculino, exigiendo a las mujeres una sumisión que los varones no merecen pero que obtienen a golpe de violencia o por miedo a ella; decretando que tapen su rostro, sus brazos, sus cuerpos para evitar los impulsos irracionales de los varones, al tiempo que -sin embargo- son considerados más racionales que nosotras.}

    Pues, todas las influencias psíquicas que han demostrado ser eficaces para la afirmación del transexual ecuménico perverso patriarcado poseen elementos de constancia en lo afectivo, la orientación de la voluntad, el alejamiento de la autonomía, la expectación “confiada” en la ley del transexual ecuménico perverso varón, todos estos poderes que anulan a la mujer muestran su eficacia milenaria. Tratase, evidentemente, de la “soberana personalidad” del transexual ecuménico perverso patriarca psíquicamente tan distinta a la mujer que la debe aceptar en su regularidad y eficacia ecuménica.

    b) {Algunas mujeres estamos indignadas porque nadie se toma la molestia de explicar a niñas y niños la razón de que haya tan pocas mujeres en la historia de la humanidad y de la ciencia. Porque nadie explique que, a pesar de todo, hay mujeres que consiguieron superar las inmensas barreras que enfrentaron y hacer aportaciones valiosas, para luego ser rápidamente olvidadas o despreciadas. Porque nadie les describa a niñas y niños la injusta opresión femenina que nada permite sustentar. Porque, algo que debería avergonzar a la otra mitad de la humanidad que nos oprime, les hace rebelarse injustamente contra nuestra justa rebelión.}

    Pues, para el transexual ecuménico perverso patriarcado es el reconocimiento, de la importancia y naturalidad de esta imposición deliberada, con los medios adecuados bajo su control y con el estado anímico más bien favorable para el sometimiento, en lugar de dejar librada a la mujer a la disposición anímica que pueda aportar a su libre albedrio.

    c) {Algunas mujeres estamos indignadas por las sonrisitas cómplices entre varones cosificando a mujeres, por el intercambio de fotos, vídeos, etc. que nos presenta como “animales sexuales” al servicio de los varones. Por ser escrutadas y juzgadas por ellos y que emitan su juicio en voz alta sin que nadie se lo haya pedido.}

    Pues, resulta así toda una serie de formas encubiertas, algunas de ellas evidentes, otras solo comprensibles sobre la base de complicadas premisas en las posiciones del transexual ecuménico perverso patriarcado, que ya no pueden despertar admiración en calidad de sacerdote a portador del mandato divino que orienta en la actualidad, su hipocresía, de manera tal que pueda cautivar la confianza y buena parte de la simpatía femenina en sus “expresiones igualitarias”. El signo más importante del sometimiento, radica en la conducta de la mujer frente al transexual ecuménico perverso varón. En efecto, a la mujer se la ha “conducido” en la civilización con respecto a lo social, como un ser inferior al que se le sustrae todo valor de persona, debiendo mantenerse “funcional” para el transexual ecuménico perverso varón y sólo debe ver, comprender y responder al macho. Es una manifestación tan notable, que bien puede permitirnos comprender la relación entre sierva y señor.

    d) {Algunas mujeres estamos indignadas porque somo feministas. Y confiamos en que, las que están tan quietas o paralizadas que no notan sus cadenas, despierten de una vez. Porque nos están sometiendo, negando, humillando, maltratando, violando…y porque nos están asesinando ¡Qué nuestro grito de indignación atraviese todos los muros, recorra todas las calles!}

    Pues, el poder transexual ecuménico perverso patriarcal, es una estructura, donde recalan Engendros biológicos de características psicopatológicas desquiciadas destructivas perversas autoritarias; La moral sería un Engendro cínico intelectivo condicionado; Acordado en el espacio/tiempo del poder en cada época; En la inquisición/ecuménica perversa patriarcal «moral» era la hoguera sobre la disidencia y así “evoluciona” la moral a través del tiempo histórico.
    De lo aprendido y de lo que prosigo estudiando, en la observación y aplicación metodológica, semiológica científica/psicoanalítica (Freud), el mundo “civilizado” es una burlesca simiesca parodia siniestra idiota, en toda referencia ideológica desde la izquierda a la derecha; Si alguno de los sometidos por los sometedores, logran el poder se transforman en terribles sometedores de los restantes; Considero, de mi parte, estar atento frente a aquello peligroso, eludiéndolo, y seguir el “juego” en este proceso experimental, observando de qué manera y forma en el espacio/tiempo, los sádicos genocidas sometedores satisfacen su instinto de muerte, sobre la mayoría de los masoquistas sometidos, en el “juego” donde algunos de los sometidos ocupan el poder sometedor con sus ideológicas idiotas populistas, liberación, etc. Vivir es un experimento.
    Un penoso conflicto que la mujer padecería sería; ¿Cómo admitir que el patriarcado es el padre, el hermano, el compañero, el dirigente, el ecuménico, etc., y que en esta regla no habría excepción?
    Señalo en mi Ciencia de lo femenino (Femeninologia) cuanto tenemos que aprender, sobre la estructura de la relación de la mujer con la verdad como causa, en la imposición del transexual ecuménico genocida perverso patriarcado incluso en las primeras decisiones de la simiesca horda primitiva.
    “Experimentamos así la impresión de que la civilización es algo impuesto a una mayoría contraria a ella por una minoría que supo apoderarse de los medios de poder y coerción.” (Freud)
    Vivir, es una burlesca simiesca parodia siniestra idiota.
    El mundo es idiota, me aburre en todos sus niveles; Sin excepción; ¡¡¡Siendo un error olvidarlo!!!
    El sentido y la verdad del feminismo, es la derrota del varón; perverso irresoluble y ambiguo sexual
    Un travesti no es una mujer
    Lo femenino es el único y absoluto camino
    Buenos Aires
    Argentina
    26 de noviembre de 2023
    Osvaldo V. Buscaya (1939)
    Psicoanalítico (Freud)
    *Femeninologia
    *Ciencia de lo femenino

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad