Reírles las gracias

Lucía S. Naveros
Lucía S. Naveros
Periodista y feminista. Asociación Hypatia.

No tengo el gusto de conocer a Ignatius Farray pero me ha llegado el olor de su último tuit, con el que seguro que ganó la apuesta y hasta la porra de su bar. “A que no hay güevos, Ignatius, a meterte con estas locas”, imagino la conversación. “Te comen vivo, están muy subiditas”. Como debe de llevar toda la vida haciendo el payaso en clase, quizá para que le acepten en la pandilla de los abusones y no le dejen solo en los recreos, decide jugarse el todo por el todo y le da al intro de su ordenador. Ha lanzado al éter su hilarante mensaje. Tiene todos los ingredientes para que las feministas nos rasguemos las vestiduras y a él le den palmadas de admiración en la espalda, y como el hombre exhibe (he leído) formato público de “progre”, hasta sirve para abrir un debate sobre los límites del humor, en lugar de quedarse solo en una muestra más de caspa machuna, como hubiera ocurrido si la frase la soltara Bertín Osborne o Carlos Herrera.

Dice que el feminismo daría un paso de gigante el día en el que pueda frotar “la cebolleta” contra alguna chica en una manifestación y ella le ría la gracia. Lo traduce, ese “reír la gracia”, como que “los dos vivieran esa experiencia desde la ironía, la complicidad y la comedia”. Pretende (y no es el único) que el “jueguecito” del feminismo acabe donde empezó: lo que tenemos que hacer es tomarnos sus abusos con humor y reírles las ocurrencias, hasta las más desagradables (la sola mención a su “cebolleta” me da repelús). Quiere precisamente lo que el feminismo lleva dos siglos intentando cambiar: la sonrisa congelada de la que tiene que aguantar la grosería del jefe y fingir que no pasa nada. Es el ideal de cierta izquierda, que seamos sus putas, pero sus putas felices, “resignificadas”, “empoderadas” y cómplices con el metemanos que te viene a acosar (y ahí está, imagino, la gracia, y por eso esto es un debate sobre el humor) precisamente en una manifestación contra el acoso.

La salida de este hombre, aunque es del género imbécil, tiene sin embargo su miga. Sirve para restaurar en muchas cabezas el orden natural de las cosas. Se dirige a sus iguales, los que andan por el mundo con “cebolleta”, por usar sus propias palabras, que habían quedado un poco alicaídos con tanto #metoo, tanto ‘la manada somos nosotras’ y tanto 25N.

Gracias a él, los hombres que se sientan cuestionados pueden reírse un poco, darse unas palmadas en la pierna y seguir tan tranquilos abusando un poquito más del resto, haciendo novatadas y metiendo mano a las chicas que van solas en el metro.

Lucía S. Naveros
Lucía S. Naveros
Periodista y feminista. Asociación Hypatia.

Comentarios

  1. Misma opinión que el anterior. Qué daño hacen al feminismo estas pseudoperiodistas escribiendo artículos sin haberse informado y documentado. Una pena. El feminismo merece mucho más.

  2. Me parece que en esta ocasion has metido bastante la pata… Alguna vez has escuchado un programa entero de «La vida moderna»? Si te hubieses molestado en escucharte un par de podcasts antes de escribir esto sabrias que es un programa de humor BASTANTE hardcore, donde no hay limites… ni victimas de ETA, ni discapacitados, etc. MUY bestia, pero la verdad hecho con bastante inteligencia en estos tiempos que corren. El fondo y analisis/critica de los 3 presentadores esta realmente bien preparado y es muy refrescante precisamente porque tratan igual a una mujer, que a un hombre, que a alguien de derechas o de izquierdas. Van a meter el dedo en la llaga. El humor es el humor y a la gente se la juzga por sus actos, Ignatius es consistentemente irreverente y bestia, pero es un tio muy inteligente, respetuoso, FEMINISTA y muy progresista. No me cabe duda de que en un coloquio te dejaria las cosas bastante claritas. En vez de escribir una acusacion desagradable podrias haberle entrevistado y haber generado un contenido de calidad que ayudase a tus lectores a entender mejor el contexto (y luego, quien quiera que se ofenda).
    En fin… periodismo del malo. Un@ mas.

Los comentarios están cerrados.

Síguenos en redes

Últimos artículos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad