El Anteproyecto de ley trans de Cataluña dinamita la seguridad jurídica

Redacción Tribuna
Redacción Tribuna
La revista de información que te cuenta lo que otros no creen importante
- Advertisement -

 

Esta ley pretende diluir por completo la categoría “sexo” como categoría jurídica

Un mismo sujeto podría ser considerado varón ante la administración estatal y mujer ante la administración catalana. Cualquier varón, con su mera apetencia momentánea, antojadiza y caprichosa podrá decidir en cualquier momento que es una mujer.

Introduce en la documentación administrativa el concepto “no binario” que permite elegir, día a día, qué normas serían de aplicación según la conveniencia del interesado.  

———————————–

Cataluña ha abierto audiencia pública al “Anteproyecto de ley integral de reconocimiento del derecho a la identidad y expresión de género”. El texto es una vuelta de tuerca más de la autodeterminación del sexo registral. El Anteproyecto se encuentra en la fase inicial de alegaciones de la ciudadanía, antes de proseguir su cauce legislativo que concluirá en el Parlament. La ciudadanía puede manifestar sus objeciones al texto hasta el día 9 de febrero a través de correo electrónico: avantprojectelleitrans.igualtat@gencat.cat

El Anteproyecto sobrepasa todo limite legal llegando a contravenir incluso la ya excesiva ley trans estatal al permitir que cualquier hombre deba ser reconocido como mujer por su mera palabra, sin que tenga ni tan siquiera que pasar por el Registro Civil para certificar legalmente su cambio, ni contar con un DNI que acredite, aun sin causa justificada, un cambio del sexo registral a mujer.

La propuesta de ley catalana pretende incorporar en los documentos administrativos para la identificación del “sexo”, una tercera casilla con la opción de “género no binario”.

La categoría “no binario” impide la aplicación de todas las normas jurídicas que separan por sexos para proteger a las mujeres o para compensar la desigualdad que sufren por el hecho de ser mujeres. Además, confunde, intencionadamente, categorías que son incomparables como son sexo y género. El género no es un apunte registral legalmente establecido, pero su incorporación a registros administrativos está dinamitando la veracidad de los datos registrales.

En la Alianza Contra el Borrado de las Mujeres consideramos que esta ley pretende diluir por completo el sexo como categoría jurídica hasta hacerlo desaparecer.

Pensamos que este intolerable intento de borrado apuntala idea sexista de que las mujeres no necesitamos ninguna protección jurídica en base a las discriminaciones basadas en la diferencia sexual, lo que supone una nueva forma de negacionismo de la desigualdad entre los sexos.

El Proyecto catalán de ley trans obligará a las administraciones, y a la sociedad en su conjunto, a nombrar y tratar a las personas con el nombre y la “identidad de género” manifestada, sin necesidad de que deban certificar ni tan siquiera haber ido al Registro Civil a cambiar su sexo legal. Cualquier varón, con su mera apetencia momentánea, antojadiza y caprichosa podrá decidir en cualquier momento que es mujer y entrar en baños y vestuarios de mujeres o exigir que no se le detenga como agresor machista sino como mujer.

Esto rebasa la ya excesiva ley trans estatal y vulnera la legislación en materia de igualdad entre mujeres y hombres, así como la ley de violencia de género.

Un mismo varón podría ser considerado varón ante la administración estatal y mujer ante la administración catalana. Si la ley estatal establece un mero tramite administrativo, exento de justificación, para modificar el sexo registral y la autonómica admite el reconocimiento del sexo basado en una mera declaración verbal, dicha incongruencia producirá antinomias legales y atentará contra los derechos de las mujeres fundados sobre la categoría jurídica sexo, como los espacios seguros contra depredadores sexuales o las medidas de acción positiva.

Por su parte, la introducción de la categoría “género no binario” multiplica la inseguridad jurídica: ¿estas personas podrán elegir si se les aplica o no la ley de violencia de genero?, ¿podrán decidir si van como hombre o mujer en una lista electoral?, ¿si juegan al fútbol como hombre o como mujer?, ¿podrán elegir según su ánimo, según el día, o según conveniencia?, ¿serán todos tratados “como mujeres”, convirtiendo los espacios y derechos de las mujeres en un “cajón de sastre”?, ¿serán de un sexo para el Estado y de ninguno para Cataluña?

Vulneración de la Ley de Igualdad

A efectos estadísticos, la categoría “género no binario” vulnera la Ley de Igualdad de mujeres y hombres, pues impide medir las brechas sexistas y conlleva la destrucción del principio de veracidad que es exigible a las estadísticas y que ya está siendo vulnerado al no contar con una categoría especifica para identificar a las personas transfemeninas o transmasculinas y que ahora se incluyen en las estadísticas oficiales no según su sexo real, sino según su sexo registral, dándose la paradoja de que en los boletines criminológicos podrán aparecer violadores categorizados como si fuesen “mujeres violadoras”

El concepto de “no binario” alimenta la confusión entre sexo y género. Sobre lo que deben dar fe los registros administrativos es del dato biológico (sexo) por ser un dato objetivo. Los Registros administrativos no pueden dar fe de aspectos subjetivos tornadizos e inestables.

Cuando las administraciones o los medios de comunicación usan el concepto género como sinónimo de “sexo biológico” se falsean conceptos y se trasmite información no veraz.

El concepto “no binario” se refiere a adoptar unos comportamientos y gustos estéticos no sujetos a los modelos estereotipados. Eso no modifica el dato biológico de pertenencia a uno u otro sexo. Lo “no binario” no tiene ningún tipo de trascendencia científica respecto de la diferencia sexual.

El concepto “no binario” quiere satisfacer a las personas que desean dejar constancia registral de que pretenden no adscribirse a estereotipos de género. Pensamos que dicho concepto no puede usarse para negar la realidad sexuada de los seres humanos. Los comportamientos sociales no modifica la realidad material de la que han de dar fe los registros administrativos.

Hay que señalar que no hay criterios diagnósticos de disforia que puedan determinar que alguien se siente “no binario” y hemos de recordar que el Consejo General del Poder Judicial, en su informe relativo a la ley trans estatal consideró oportuno que no se incluyese la categoría “no binario”, pues eso se alejaría del estado de las cosas de los demás ordenamientos nacionales y del TEDH.

Otro aspecto del anteproyecto que rebasa la extremista ley trans estatal es la incorporación de un reiterativo sistema de sanciones administrativas. Las conductas castigadas por la norma figuran ya en la ley trans estatal. Esto da lugar a una reiteración contraria a la seguridad jurídica y a una confusión competencial en materia sancionadora. La ley estatal ya cayó en reiteración dado que contamos con la “Ley 15/2022, de 12 de julio, integral para la igualdad de trato y la no discriminación”, que a nuestro juicio es el lugar más adecuado para recoger de modo unificado y proporcional todo el derecho administrativo sancionador en materia antidiscriminatoria.

El anteproyecto profundiza de manera reiterativa en todos los aspectos lesivos para los derechos de las mujeres y la salud e integridad de la infancia que ya incluye la ley trans estatal en materia educativa, cultural, sanitaria o deportiva.

- Publicidad -
Artículo anterior
Artículo siguiente

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Síguenos en redes

Últimos artículos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad