Un bodrio nebuloso para Eurovisión

María Luisa Latorre
María Luisa Latorrehttps://noaledadismo.com/
Feminista, profesora de inglés y antes profesional del marketing. Vive actualmente en Cádiz tras más de veinte años en Estados Unidos, cuatro en Reino Unido y tres en Japón.
- Advertisement -

La buena noticia es que una mujer de más de 50 años va a ir al festival de Eurovisión, y encima representando a España. La mala noticia es que la canción es un bodrio machista.

El primer punto es importante, ya que una simple ojeada a los participantes y ganadores de este festival pone en evidencia la juventud de quienes actúan. El librillo The Eurovision Song Contest de Simon Barclay menciona que, entre los ganadores de 1996 a 2017, la edad media de los cantantes en solitario es de 34 años, mientras que la edad media de las cantantes en solitario es de 24. La edad media de los dos sexos, en solitario y en grupo es de 34. El año pasado, de 78 participantes, 11 de ellos pasaban de los 40 (el cantante de Eurovisión más mayor tenía 61 años y representó a Croacia) y el resto, o sea, 67 de ellos y ellas se encontraba en las franjas de los treinta y pocos y veintipocos.

Dejando de un lado las excepciones, (en 2012 un grupo de ancianas de más de 70 años representó a Rusia), la tónica general es que los participantes tienen que ser jóvenes y, si puede ser, de buen ver. Es posible jugar un poco con la androginia y los roles de género, por ejemplo, en 2014 Thomas Neuwirth, un joven de 25 años, se puso una peluca y un vestido y bajo el nombre de Conchita Wurst, representó a Austria y de hecho ganó el festival con su estupendo Rise Like a Phoenix. O sea, que da igual que seas hombre o mujer, o que intentes imitar al sexo contrario, mientras seas joven, mucho mejor. Claramente, en Eurovisión el concepto de diversidad no incluye la edad.

El mandato de ser joven y, sobre todo, parecerlo, lo entiende muy bien Maria “Mery” Bas, del duo Nebulossa, que representará con su canción Zorra a España en Eurovisión esta primavera. En este vídeo promocional, Bas luce tipazo y no aparenta la edad que tiene, un aspecto que fuertemente contrasta con el de las otras mujeres de mediana edad que aparecen en el vídeo, quienes sí parecen mayores y aparentemente celebran que a las mujeres nos insulten. En pleno siglo 21 nada ha cambiado, la única manera de que una mujer destaque en el mundo del espectáculo es sexualizándose, y eso solo se permite si una consigue lucir un aspecto joven. Curiosamente, en el vídeo se ven hombres fingiendo escandalizarse y ofenderse por la palabra zorra, cuando en la vida real son ellos quienes más la usan y además contra nosotras.

La canción no rompe ningún estereotipo, contrario a las barbaridades que se están escribiendo en los medios. Las feministas radicales no nos cansamos de insistir, no es posible “apropiarse” de un insulto y cambiarle el significado. Zorra es y seguirá siendo un insulto, igual que puta, y los insultos nunca empoderan a nadie. Una se queda perpleja al comprobar como tantos hombres progres de repente reivindican tanto el empoderamiento de las mujeres, hasta que cae en la cuenta de que el calificarnos como zorra en realidad les beneficia a ellos.

Repito: que te llamen zorra o que nos lo llamen a las mujeres en general, de cualquier edad, no nos empodera a ninguna de nosotras y no es feminismo. Y nada cambia si es una mujer quien se califica a sí misma como zorra y mucho menos si, como es el caso de la cantante de Nebulossa, se hace con el fin de avivar la controversia y conseguir la fama. Muchas mujeres han sido y seguirán siendo cómplices del sistema patriarcal porque tristemente, es la única vía hacia el reconocimiento artístico y musical. Como se ha visto otra vez, ha funcionado.

Como epíteto, zorra es eso, un insulto y una forma de degradar a la mujer, y de ponernos en nuestro sitio.

No es tampoco nada rompedor. Algo más chocante y transgresor fue allá por 1983 cuando el grupo punk Las Vulpess salió en el programa Caja de Ritmos cantando Me gusta ser una zorra. Con letras como

“Prefiero masturbarme yo sola en mi cama

Antes de acostarme con quien me hable del mañana

Prefiero joder con ejecutivos

Que te dan la pasta y luego vas al olvido”, en la España de aquel entonces, causaron un verdadero revuelo. Se presentó una querella criminal contra el director del programa, Carlos Tena quien desapareció del panorama televisivo, y las autoras y cantantes del grupo fueron denunciadas también por escándalo público. El periódico ABC se cebó con todos ellos, y calificó la actuación como una que “degrada a la sociedad española”. Lo que tiene de transgresor fue precisamente por el momento en que ocurrió. La España del principio de los 80 no estaba preparada para ver a un grupo de jovencitas deslenguadas cantando sobre la libertad sexual de la mujer y hubo consecuencias. Pero la sociedad ha cambiado bastante, y en un panorama musical en el que canciones abiertamente sexuales se ve como algo bastante normal, en un mundo en el que los menores tienen acceso al porno sin problemas, Nebulossa ya no escandaliza ni rompe estereotipos, más bien los afirma. Cuarenta años más tarde de Las Vulpess, las mujeres seguimos siendo zorras, según el sistema patriarcal, y debemos reconocernos como tales y encima llamarlo feminismo y empoderamiento. De traca, señoras y señores.

¿Qué nos empodera de verdad a las mujeres, y en particular a las mujeres de mediana edad? Pues encontrar trabajo digno de acuerdo a nuestras habilidades, experiencia y educación, para empezar. Un buen sueldo. Que no nos discriminen. Una sociedad en la que el edadismo y el machismo no existan y no nos devalúe como personas y no se nos vuelva invisibles excepto para endilgarnos el rol de cuidadoras o de limpiadoras solo por ser mujeres de mediana edad.

Eso sí sería rompedor y empoderante, no el ver a una cantante de 55 años llamándose zorra a sí misma.

- Publicidad -

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Síguenos en redes

Últimos artículos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad